MANEJA ESTE TIMÓN DE LETRAS...

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante.

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante. Este es el Diario de a Bordo de Mar Solana, psicóloga, escritora y cuentista... Aquí encontrarás mi «Cuaderno de Impresiones, Cuentos, Relatos, Poemas, Reflexiones y otras Historias» que sólo pretenden ser un lenitivo que mitigue las heridas de un mundo cada vez más áspero y punzante...

Escribí mi primer cuento con once años, lo inventé en un pequeño aseo donde me gustaba jugar. Con quince decidí que quería aprender el Arte de «Domar Caballos Salvajes» (léase Emociones que necesitan volver a coger sus riendas). Por eso llevo veinticuatro años, con sus amaneceres y sus lunas, ejerciendo la Psicología... Mis raíces están en tierras de Castilla, pero mi alma se siente de las Costas y el mar del Norte. En mis sueños me reúno con las Sirenas, las Estrellas y Caballitos de mar y con los Ventolines... Hace una década regresé a mi pequeño Taller de Letras. Y ahora soy «Psicolotora» especializada en Literalogía o «Escritóloga» en Psicoratura. Me chifla inventar palabras, tender historias de Letras en las cuerdas del olvido y airear mis impresiones al barlovento del papel...

Curiosa insaciable del aspecto más espiritual de la existencia, soy como el Caracol, peregrina de un camino de crecimiento infinito...

Antic©py

Bucear Mar Adentro 🐚 🐠 🐋 🐬 🐳 🐠 🐚

ELIGE CÓMO LEERME...

LA MAGIA Y EL AMOR DE LAS LETRAS...


CON LA MAGIA DE LAS LETRAS Y EL AMOR DE SUS ENCUENTROS...

«La Novela es una meditación sobre la existencia vista a través de personajes imaginarios». ©Milán Kundera.


«En esta comarca no existen reyes, aficionados o vasallos de las letras; sólo la magia de los artesanos de la palabra que intentan comunicar». ©Mar Solana.


«La verdadera novela es el arte que nace de la risa de Dios».

©Milán Kundera.

¿Quieres recibir Mar Adentro por correo? 📧 📩 📥

jueves, 22 de diciembre de 2016

¿Another blanca, dulce y alegre Navidad?

«Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».



Si queremos festejar cristianamente la Navidad, debe haber en nosotros un pastor y un rey. Un pastor, que sabe oír lo que otros no oyen; que con todas sus fuerzas de entrega vive bajo el cielo estrellado; a quien los Ángeles desean revelarse. Y un rey que sabe regalar; que sólo permite que lo guíe la Estrella en las alturas; que se pone en camino para entregar todas sus dádivas junto a un pesebre. Pero además del pastor y del rey ¡debe haber un niño en nosotros, que ahora quiere nacer!

Friedrich Rittelmeyer

Cuando abandonamos el territorio de la infancia, poco a poco vamos observando aspectos que quizás, en aquella época, quedaran difuminados por nuestros sueños o escondidos detrás de ilusiones. Unos deseos vírgenes, todavía sin adulterar por la funesta maraña de confusas emociones que nos acompañan de adultos.

Empezamos a percibir cada año que la Navidad, tal y como la vivimos las sociedades modernas, no le gusta a nadie. Se respira un ambiente general de disgusto y tristeza y sentimos que no están los hornos para bollos: la masa fermenta enseguida y las levaduras son de una calidad dudosa. A algunas personas, incluso, les molesta abiertamente que les felicitemos y, lo que llamamos «espíritu navideño», provoca reacciones de toda índole: un simple cuento puede llegar a ventilar lo más «sombrío» de nuestra personalidad.

Desde luego, las «navidades» de este siglo constituyen una pesada carga para muchas personas, un lastre que no sabemos aligerar, un tiempo que hemos olvidado cómo vivir. Compromisos por los que patalean nuestras almas y comilonas que dejan exhausto a nuestro templo de carne y hueso…, ¿alguien da más?

sábado, 10 de diciembre de 2016

«Mi Infancia» A La Memoria De Mi Padre...

«Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».





A la memoria de mi padre, que emprendió el Viaje hacia su Estrella la madrugada del 12 de Noviembre de 2016.

«¿Sabes, Papá?, creo que si siempre estuviera tan triste como ahora, incluso, incluso... podría convertirme en poeta. ¡Me has enseñado tanto! Has sido y siempre serás un Gran Maestro.»

Mi Infancia
Imagen encontrada en internet. Otoño en El Arenal (Ávila)
Autor: © Fernando Cortázar.
 

Mi infancia es musgo y canchales,
es prado y chorreras…
Es un paseo solitario de resina entre choperas.
Es el sol en mi barquita
de cascadas de espuma y quimeras…

Mi infancia es la sonrisa de mi padre,
haciendo música de madera,
con sus palillos alegres
y sus guiños de seda
Es la caricia de mi madre,
meciendo mis lágrimas,
disipando inquietudes,
de sombras y velas.

Mi infancia es un cielo estrellado,
de geometría sagrada,
descollando albo y plata
sobre cordillera encantada,
por riscos índigo y malva,
y retamas nacaradas.

El Arenal (Ávila) Sierra de Gredos. Imagen de la autora.

Mi infancia son cumbres de secretos,
bajo sus lunas charoladas;
son picachos de sierra grises,
entre coronas azufradas,
caminos de canto y helecho
nubes engalanadas…

Mi infancia son rocas milenarias
saludando siempre al cielo,
despidiendo el desconsuelo;
Casitas de luz y cemento,
entre arenales de terciopelo.
  
Mi infancia son balcones de duendes,
tímidos soplos de hadas;
son macetas de princesas,
dragones y mascaradas.
Son sueños de caballitos
en sobrados de alborozo,
de indios, juegos y nancys
y  de recuerdos de gozo.


© Mar Solana
6 de diciembre de 2016

jueves, 29 de septiembre de 2016

La Vida Sigue Pero A Mí Me Faltas Tú…

«Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».




Ciento setenta y cuatro días sin ti, Mamá, sí, los he contado. Dos estaciones con sus mañanas plomizas y sus lunas deshinchadas. Casi medio año, y parece una eternidad. Porque el tiempo, según va corriendo, se vuelve algo pastoso, subjetivo; una maraña de datos escapándose a nuestro control. Cuando era pequeña su suceder me parecía ordenado, como los caballitos de un carrusel: las horas, los días, las semanas, los meses, las estaciones…, los años. Todo pasaba y giraba, y no pasaba nada, o las cosas sucedían dentro de un calendario organizado y natural. Hasta que un día te das cuenta de que, en el fondo, el tiempo es algo que pertenece al sentimiento de cada cual, y que nos hemos inventado una forma de medirlo para moldear el caos de la existencia. Nada más…

Y nada menos, Mamá. Dentro de una semana se cumplirán seis meses y me doy cuenta de que me toca volver a dejar miguitas en el camino, como Pinocho, Hansel y Gretel, para saber por dónde continuar, para encontrar un rumbo y un sentido a mis huellas de asfalto descafeinado. Solo eso, Mamá: volver a casa… pero sin ti.

Te marchaste la pasada primavera. Emprendiste tu vuelo una destemplada tarde de sábado. Mientras algunas parejas entrelazaban sus manos en la oscuridad de una sala de cine, nosotros nos desplomábamos bajo los fluorescentes del hospital… Todavía recuerdo cómo las gotas de lluvia de aquella primavera se confundían con  mis lágrimas y, cómo el viento de abril, despiadado, inmisericorde, me las robaba. Y empecé a hablar contigo con esa tenue brisa que nos va anunciando la cercanía del estío: siempre te encontraba en sus suaves caricias. Y luego, las espadas solares del verano me ofrecieron una especie de paréntesis que me impedía pensar, casi recordar, casi respirar… 

Pero el dolor es un marca páginas que siempre asoma. Aquí te quedaste, parece decir.

martes, 10 de mayo de 2016

Vuela Alto, Mamá... ¡Vuela Libre!

«Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».




«Buscando el jardín de mi madre, encontré el mío propio.» Alice Walker, autora de El color púrpura.

«Si fuésemos capaces de ver más allá de hasta donde alcanza nuestro conocimiento, e incluso un poco más allá de los últimos límites de nuestras conjeturas, quizá pudiéramos soportar nuestra tristeza con más confianza que nuestras alegrías. Pues son momentos en que ha entrado en nosotros algo nuevo, algo desconocido; nuestros sentimientos enmudecen con tímido encogimiento; todo lo que hay en nosotros se retrae; se produce una quietud, y lo nuevo, lo que nadie conoce, se yergue en el centro de todo y calla.» Rainer Maria Rilke.


Todo lo que avanza llega. Y de la misma forma que llega, así, también se marcha. Y los avatares que culminan, a veces, vuelven a comenzar. Cualquier principio se halla ligado de forma inexorable a un final, así como un final siempre comprende un principio. No hay mal que cien años dure ni cien años duran si son malos…

Pero en determinados puntos de la espiral, tu existencia deviene en la parte más estrecha del embudo. Y sientes que la angustia te deja sin aire y sin palabras. La vida se ajusta de tal manera, se comprime tanto, que te revienta sus fauces igual que las lindes de un tirachinas. Como una goma elástica, cuando sujeta más volumen del que puede abarcar. Y esa señora, que algunos tachan de «puta disfrazada», te rodea densa, agónica…, tan concentrada que acaba estallando en multitud de esquirlas que se te clavan en el alma como cerbatanas.

Vivir con dolor es encontrarse en tierra de nadie, un entre aquí y allá, un rumbo a la deriva en territorio comanche. Es como cruzar un puente levadizo que se bambolea a cada paso y te paraliza con miles de cadenas.

Llevo varios días intentando hilvanar algunas líneas a la memoria de mi madre. Cuando perdemos a un ser querido, lo primero que nos viene al corazón es hablar sobre cómo era esa persona. Martha  Whitmore Hickman, una escritora americana que perdió a su hija de dieciséis años en un trágico accidente, escribió:

  «Idealizar a los muertos es imprudente, porque es falso (…) No podemos ni debemos mantener esa ilusión (…) El mito de la perfección es difícil de amparar porque la persona que nos ha dejado, fuera como fuera, era otra criatura de Dios, aceptable, amada, buena. Y nosotros también lo somos.»

sábado, 12 de marzo de 2016

El Día Internacional de "Mumbre"

 «Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».
Pintura: "Un Hombre y una Mujer". Autor: HELYOS Torralba Aguado
copyright: http://www.artelista.com/obra/6288421123832760-unhombreyunamujer.html


                                   «Sólo hay dos fuerzas en el mundo, la espada y el espíritu. A largo plazo, la espada siempre será conquistada por el espíritu.» Napoleón Bonaparte.

 «La violencia, la fuerza dominadora, el maltrato físico o psíquico o la mala baba, ni se pueden justificar en modo alguno, ni se puede permitir venga de donde venga. El “ahora que se jodan ellos” no nos vale porque tanto las palabras como el sentimiento al que pueden remitirnos sólo nos lleva a la parte más oscura de nosotros mismos.» Ana M.ª Tomás. Escritora y Articulista de "La Verdad".

«Ay qué ver, cómo cambia todo», decía mi abuela. Y si levantara la cabeza vería que los cambios son condición sine qua non al giro terrestre, salvo que hoy la velocidad es vertiginosa; eso sí ha cambiado. Y nuestra actitud. En los tiempos de mi abuela «felicitar» era un verbo que casi siempre los conducía al entusiasmo de celebrar sin contemplaciones. Ahora felicitas la Navidad y te contestan con un gruñido. Y que no se te ocurra recordar la onomástica a alguien que detesta cumplir años: te puedes llevar un buen zarpazo. Parece ser que en esta época agresiva y mediática han prescrito algunos plácemes. Hasta celebrar nos enfrenta. «Qué pena…», hubiera dicho mi abuela. 
Esta semana me obsequiaron con una buena arenga por felicitar a una compañera en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. «Que no. No me felicites por ser mujer, que no estoy para fiestas…», así comenzaba la perorata de tinte sindicalista que me dejó con un resabio parecido a cuando te explota una bomba fétida. Me sentí como si me hubieran escupido en plena jeta a cambio de un gesto amable. Menos mal que la mayoría de mis mujeres-amigas me devolvieron un corazón latiendo.
Y es que una felicita porque se siente orgullosa de tener una profesión unisex y además poder ejercerla con libertad. Mi abuela no tuvo esa suerte. Era modista y, cuando se casó y comenzó a tener retoños, se acabó lo que se daba; los pespuntes, la aguja y el hilo quedaron relegados a los remiendos domésticos.

viernes, 15 de enero de 2016

Mirar Con Perspectiva: Un Pálido Punto Azul

«Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».




«El Amor es lo único que somos capaces de percibir que trasciende las dimensiones del tiempo y del espacio.» De la película “Interestelar”

«Comparado con la complejidad del universo, nuestro mundo parece el seso de una lombriz.» Haruki Murakami. "Escucha la canción del viento".


El espacio, la última frontera. Estos son los viajes de la nave estelar Enterprise, que continúa su misión de exploración de mundos desconocidos, descubrimiento de nuevas vidas y de nuevas civilizaciones; hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar...

La voz en off del capitán Jean-Luc Picard, oficial comandante de la Nave USS Enterprise, se colaba por todos los resquicios de la salita donde veíamos la tele. «¡Hija, que empieza!», y la de mi padre cruzaba corriendo el pasillo hasta alcanzar la bandeja de la merienda en la cocina. Café para él, té con leche para mí, y una fuente llena de galletas maría, napolitanas y huesitos de chocolate. Todo me temblaba entre las manos hasta que llegaba a la mesa. A veces, con el baile titilante de las tazas, se derramaba un poco de líquido empapando algunas pastas que se habían salido del plato a empujones. Y nosotros, mi padre y yo, las mojábamos en el entusiasmo (ahora inimaginable e irrepetible) por un nuevo capítulo de una de nuestras series favoritas: «Star Trek: La nueva generación», mito y fetiche. Nos engullíamos (casi sin respirar) la entrega e ilusión de todos los responsables de aquella Nave a la busca y captura de mundos mejores. Y soñábamos, sobre todo soñábamos, que siempre, aunque quedaran muy lejanos, existirían lugares estimulantes y personas distintas, con dos corazones, uno en el pecho y otro en la voluntad de seguir adelante.

Por aquella época, hace casi tres décadas —la serie conoció varias temporadas y duró un septenio—, aún no había aprendido yo a mirar con perspectiva o a dejar de zambullirme en todo lo que me rodeaba como un pez famélico.

Pero todo sigue su curso, lleva su tiempo y requiere de un proceso…, y no hace mucho que he descubierto una verdadera tabla de salvación en lo de «mirar con perspectiva». Cuando la tristeza tropieza con mi compuerta y la anega con su necesidad fría y azul, resquebrajándola y enredándome en sus tirabuzones de soledad y desamparo, ese pequeño refugio de cordura me mantiene a flote; aunque a mi alrededor la ciénaga se desborde con la indecencia y la rebeldía del que hace lo que le da la gana, sin pedir permiso ni siquiera para eructar. Otras veces, y no lo puedo evitar, chapoteo en el lodazal como si hubiera olvidado que sé nadar. Que existe esa tabla…

Mirar con perspectiva… alejarse, tomar la suficiente distancia para observar la magia de una nuez en lugar de un cerebro pudriéndose. Imposible ver el trasfondo de nada si nos acercamos demasiado con nuestra irrazonable miopía.

AD AETERNUM...

PENSAR... MAR ADENTRO.

PENSAR... MAR ADENTRO.
«La mente intuitiva es un don sagrado del que la mente racional es su fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra el sirviente y ha olvidado su don» © Albert Einstein. Imagen: Faro de Suances (Cantabria) © Mar Solana.

MAYORES SIN REPAROS... En la Feria del Libro de Madrid, 2016. Con Rafael Borrás y Ramón Alcaraz.

CUADERNO DE BITÁCORA: "DIARIO DE NAVEGACIÓN" ...


Hace 47 años ya me gustaba llevar lectura al campo ☺️

Soy la niña que asoma por la esquinita de la ventana, la primera por la izquierda... 😃 GRACIAS, MÓNICA...

Navidad Bloguera 2018-19-Tarjeta Personalizada

Navidad Bloguera 2018-19-Tarjeta Personalizada
¡Gracias Mónica! 🤗

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...
... EL TIEMPO DESGRANADO Y SIN PRESTEZAS PARA ESCRIBIR, ESCRIBIR, SÓLO ESCRIBIR...

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».
¿Y leer? 🤓📖 Me apasiona devorar libros. Es como visitar el hogar espiritual de mis escritores favoritos y paladear un delicioso vino de su mejor cosecha de Letras... Un buen libro es como una liana, te ayuda a desplazarte por la inmensa selva de tu imaginación... Leer también me facilita la tupida tarea de ir desbrozando esa maleza que se enreda entre la escasez de ideas y la falta de inspiración... ¡Nunca dejes de leer!

SABIA MAFALDA...

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

GIRASOL...

GIRASOL...
Mandala pintado por © Mar Solana.
MANDALA DEL SOL...

«Para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca has hecho.»

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!
"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva. Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran." Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...
... es la luz que te conduce a sacar de tí lo mejor, a crecer en la mirada de quien verdaderamente te ama. El verdadero amor te quiere libre y como ser expansivo. Nunca admite murallas para el alma que respira... Es descubrir tu segunda piel, la que te eleva a la capacidad de ser decididamente afectivo, humedeciendo con licor de alegría los desiertos emocionales ... CARLOS VILLARRUBIA.

VIVIMOS SIEMPRE JUNTOS...

Llenamos el caldero
de risas y salero,
con trajes de caricias

rellenamos el ropero.

Hicimos el aliño

de sueños y de niños,
pintamos en el cielo
la bandera del cariño.

Las cosas se complican,
si el afecto se limita
a los momentos de pasión...

Subimos la montaña

de riñas y batallas,
vencimos al orgullo
sopesando las palabras.

Pasamos por los puentes

de celos y de historias,
prohibimos a la mente
confundirse con memorias.

Nadamos por las olas
de la inercia y la rutina,
con la ayuda del amor.

Vivimos siempre juntos, y moriremos juntos,
allá donde vayamos seguirán nuestros asuntos.
No te sueltes la mano que el viaje es infinito,
y yo cuido que el viento no despeine tu flequillo,
y llegará el momento
que las almas
se confundan en un mismo corazón...
(Letra y música: Nacho Cano)

ESTA SEMANA, TE RECOMIENDO... COGE UNA DE MIS CARACOLAS Y PPPSSSHHH... ESCUCHA...

Blade Runner ¡Forever!