MANEJA ESTE TIMÓN DE LETRAS...

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante.

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante. Este es el Diario de a Bordo de Mar Solana, psicóloga, escritora y cuentista... Aquí encontrarás mi «Cuaderno de Impresiones, Cuentos, Relatos, Poemas, Reflexiones y otras Historias» que sólo pretenden ser un lenitivo que mitigue las heridas de un mundo cada vez más áspero y punzante...

Escribí mi primer cuento con once años, lo inventé en un pequeño aseo donde me gustaba jugar. Con quince decidí que quería aprender el Arte de «Domar Caballos Salvajes» (léase Emociones que necesitan volver a coger sus riendas). Por eso llevo veinticuatro años, con sus amaneceres y sus lunas, ejerciendo la Psicología... Mis raíces están en tierras de Castilla, pero mi alma se siente de las Costas y el mar del Norte. En mis sueños me reúno con las Sirenas, las Estrellas y Caballitos de mar y con los Ventolines... Hace una década regresé a mi pequeño Taller de Letras. Y ahora soy «Psicolotora» especializada en Literalogía o «Escritóloga» en Psicoratura. Me chifla inventar palabras, tender historias de Letras en las cuerdas del olvido y airear mis impresiones al barlovento del papel...

Curiosa insaciable del aspecto más espiritual de la existencia, soy como el Caracol, peregrina de un camino de crecimiento infinito...

Antic©py

Bucear Mar Adentro 🐚 🐠 🐋 🐬 🐳 🐠 🐚

ELIGE CÓMO LEERME...

LA MAGIA Y EL AMOR DE LAS LETRAS...


CON LA MAGIA DE LAS LETRAS Y EL AMOR DE SUS ENCUENTROS...

«La Novela es una meditación sobre la existencia vista a través de personajes imaginarios». ©Milán Kundera.


«En esta comarca no existen reyes, aficionados o vasallos de las letras; sólo la magia de los artesanos de la palabra que intentan comunicar». ©Mar Solana.


«La verdadera novela es el arte que nace de la risa de Dios».

©Milán Kundera.

¿Quieres recibir Mar Adentro por correo? 📧 📩 📥

jueves, noviembre 22

Como Lágrimas En La Lluvia… Sobre Cuatro Paredes



«Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».


                       
Humanizamos los objetos, los dotamos de significado, los convertimos en fetiches. Son pequeños flotadores que impiden que las aguas del tiempo arrasen con todo. (...) Es un intento vano e inconsciente de detener el fluir de los años, que se lo lleva todo. Nos aferramos a los objetos mientras la existencia se nos escapa entre los dedos como si fuera agua.
Rosa Montero 


Yo he visto cosas que vosotros…


Bengalas destellando en la oscuridad de una habitación repleta de deseos de almendras y chocolate… Velas conteniendo en su estela diminutas burbujas de ilusión… Cientos de películas, series o festivales que nos reunían alrededor de esa pecera mágica  que nos exprimía las más hondas emociones… Niñas y niños corriendo por el mismo pasillo “interminable”, tiznado de suelas inquietas y sueños de espuma… He visto la excitación de pequeños dedos rompiendo la envoltura de sus regalos en los amaneceres que olían a roscón y a luces de Cabalgatas… Un pañuelo empapado en colonia familiar para aplacar las calenturas de la fiebre. He visto corazones dibujados en nuestras barrigas… El tibio abrazo de mi madre cuando se truncó mi primer amor. He visto un patio que sabía a fritura y olía a voces desaliñadas, contenidas, desatadas… Tardes de fin de curso aliviadas por un balcón que refrescaba nuestros sueños de verano… He visto muchos exámenes, esfuerzos, los primeros trabajos mal pagados y peor agradecidos… Las concentradas y silenciosas lecturas de mi padre… He visto novias radiantes cruzar el umbral sintiendo que aún quedaban flecos a los que asirse… He visto pérdidas, enfermedad, dolor y más llanto desperdigado por los cimientos… El entusiasmo de mi padre bailando al son de sus palillos de madera… He visto girar millares de veces una llave que abría mi pasado y mi presente, dando vueltas en el pitorro de una olla de lentejas y un suelo recién fregado e inundado de hojas de periódico para preservar el brillo y el esfuerzo de las rodillas de mi madre…

Y todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia… y sobre cuatro paredes que ahora van a resetear sus recuerdos…

LEER MÁS...

Ellos ya no están para poner color a esas paredes que ahora se nos desploman sin tregua, con estrépito seco y punzante... Blanco y negro. Gris oscuro. Su calor y energía, nuestros recuerdos, las nubes de algodón, los limones y las manzanas de caramelo, se han ido disipando por todas las rendijas, lento pero inmisericorde, como una letanía que golpea tus sienes con un final ineludible.

Se consume la llama y pido el deseo de poder rememorar un día estas cuatro paredes en las que nací y entre las que crecí, sin que pinchen demasiado mi ánimo o vuelvan a estrangular mis tardes desenhebradas.

Ellos ya no están. Pero el eco de su estancia vacía continua palpitando. Y levanta las costras de una herida casi cicatrizada que ha vuelto a sangrar por un delgado cauce invisible.

En el momento que las olas dejan de sepultarte bajo la espuma del dolor, o al menos cuando sólo sube la marea de forma ocasional, como ese interruptor que enciende la más íntima memoria del corazón, llegan los otros apegos. Una casa, cuatro paredes repletas de muebles y enseres que van desapareciendo de forma inexorable delante de tus ojos. Y el color muda a gris y el polvo se convierte en esquirlas que te arañan ese nudo en la garganta que se escondía entre los bastidores de la rutina, pero que seguía ahí, acechando.

Y vuelve la melancolía a rezumar por el recinto de nuestros recuerdos. Otro duelo que necesita diluir más palabras que aplaquen la indigestión de lágrimas y de reminiscencias punzantes. Palabras que alivien, que ayuden a mejorar el tránsito emocional: ese ir y venir de sentimientos compartidos demasiado densos a veces para convertirlos en verbo.

Los maestros budistas dicen que los apegos nos inoculan un gran sufrimiento. Y hay algunas religiones y filosofías que afirman aquello de ir vaciando la mochila para volver a casa ligeros de equipaje. Porque los afectos, si pesan mucho, nos pueden empujar al vacío mientras transitamos por el filo del abismo de las pérdidas, las grandes y las pequeñas.

Sólo son cuatro paredes… ¡como si constatarlo fuera algún consuelo!

Pero los apegos son más que unos muros o un tejado. Porque deseamos seguir acariciando lo que alguna vez retuvo su tibieza o acaso fue testigo de sus pulsaciones. Me quedan grandes, ¡pero es que eran de mi madre! No sé que pinta una gabardina sonámbula en el perchero, ¡pero es que era de mi padre!

Deshacer y meter en cajas la casa donde has nacido, otra ruta escarpada de las angosturas de la pena. Y hay que atravesarla, no queda otra. Porque nuestra percepción y toda la vida está montada alrededor de ese recorrer siempre el camino hacia adelante.

Como dice mi admirada Rosa Montero, hay vida al otro lado de las apreturas, por supuesto. Sin embargo, intuyo que el paisaje y el camino que nos esperan detrás del desfiladero dependen en gran parte de nosotros, de la consciencia que nos esforcemos en proyectar sobre cada momento y cada paso que damos. Escuché hace poco hablar, al personaje de una serie, sobre la no linealidad del tiempo. Decía que no eran fichas de dominó tumbándose una encima de la otra. El tiempo es un soplo. Son instantes, momentos que se desperdigan a nuestro alrededor como el confeti, como la lluvia o la nieve recién caída, aunque nuestro instinto sea el de ir siempre hacia adelante.

© Mar Solana.
Publicar un comentario

AD AETERNUM...

PENSAR... MAR ADENTRO.

PENSAR... MAR ADENTRO.
«La mente intuitiva es un don sagrado del que la mente racional es su fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra el sirviente y ha olvidado su don» © Albert Einstein. Imagen: Faro de Suances (Cantabria) © Mar Solana.

MAYORES SIN REPAROS... En la Feria del Libro de Madrid, 2016. Con Rafael Borrás y Ramón Alcaraz.

CUADERNO DE BITÁCORA: "DIARIO DE NAVEGACIÓN" ...


Hace 47 años ya me gustaba llevar lectura al campo ☺️

Soy la niña que asoma por la esquinita de la ventana, la primera por la izquierda... 😃 GRACIAS, MÓNICA...

Tarjeta Navidad 2018-19

Tarjeta Navidad 2018-19
Navidad Bloguera 2018-19 ¡Gracias Mónica!

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...
... EL TIEMPO DESGRANADO Y SIN PRESTEZAS PARA ESCRIBIR, ESCRIBIR, SÓLO ESCRIBIR...

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».
¿Y leer? 🤓📖 Me apasiona devorar libros. Es como visitar el hogar espiritual de mis escritores favoritos y paladear un delicioso vino de su mejor cosecha de Letras... Un buen libro es como una liana, te ayuda a desplazarte por la inmensa selva de tu imaginación... Leer también me facilita la tupida tarea de ir desbrozando esa maleza que se enreda entre la escasez de ideas y la falta de inspiración... ¡Nunca dejes de leer!

SABIA MAFALDA...

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

GIRASOL...

GIRASOL...
Mandala pintado por © Mar Solana.
MANDALA DEL SOL...

«Para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca has hecho.»

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!
"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva. Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran." Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...
... es la luz que te conduce a sacar de tí lo mejor, a crecer en la mirada de quien verdaderamente te ama. El verdadero amor te quiere libre y como ser expansivo. Nunca admite murallas para el alma que respira... Es descubrir tu segunda piel, la que te eleva a la capacidad de ser decididamente afectivo, humedeciendo con licor de alegría los desiertos emocionales ... CARLOS VILLARRUBIA.

VIVIMOS SIEMPRE JUNTOS...

Llenamos el caldero
de risas y salero,
con trajes de caricias

rellenamos el ropero.

Hicimos el aliño

de sueños y de niños,
pintamos en el cielo
la bandera del cariño.

Las cosas se complican,
si el afecto se limita
a los momentos de pasión...

Subimos la montaña

de riñas y batallas,
vencimos al orgullo
sopesando las palabras.

Pasamos por los puentes

de celos y de historias,
prohibimos a la mente
confundirse con memorias.

Nadamos por las olas
de la inercia y la rutina,
con la ayuda del amor.

Vivimos siempre juntos, y moriremos juntos,
allá donde vayamos seguirán nuestros asuntos.
No te sueltes la mano que el viaje es infinito,
y yo cuido que el viento no despeine tu flequillo,
y llegará el momento
que las almas
se confundan en un mismo corazón...
(Letra y música: Nacho Cano)

ESTA SEMANA, TE RECOMIENDO... COGE UNA DE MIS CARACOLAS Y PPPSSSHHH... ESCUCHA...

Blade Runner ¡Forever!