MANEJA ESTE TIMÓN DE LETRAS...

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante.

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante. Este es el Diario de a Bordo de Mar Solana, psicóloga, escritora y cuentista... Aquí encontrarás mi «Cuaderno de Impresiones, Cuentos, Relatos, Poemas, Reflexiones y otras Historias» que sólo pretenden ser un lenitivo que mitigue las heridas de un mundo cada vez más áspero y punzante...

Escribí mi primer cuento con once años, lo inventé en un pequeño aseo donde me gustaba jugar. Con quince decidí que quería aprender el Arte de «Domar Caballos Salvajes» (léase Emociones que necesitan volver a coger sus riendas). Por eso llevo veinticuatro años, con sus amaneceres y sus lunas, ejerciendo la Psicología... Mis raíces están en tierras de Castilla, pero mi alma se siente de las Costas y el mar del Norte. En mis sueños me reúno con las Sirenas, las Estrellas y Caballitos de mar y con los Ventolines... Hace una década regresé a mi pequeño Taller de Letras. Y ahora soy «Psicolotora» especializada en Literalogía o «Escritóloga» en Psicoratura. Me chifla inventar palabras, tender historias de Letras en las cuerdas del olvido y airear mis impresiones al barlovento del papel...

Curiosa insaciable del aspecto más espiritual de la existencia, soy como el Caracol, peregrina de un camino de crecimiento infinito...

Antic©py

Bucear Mar Adentro 🐚 🐠 🐋 🐬 🐳 🐠 🐚

ELIGE CÓMO LEERME...

LA MAGIA Y EL AMOR DE LAS LETRAS...


CON LA MAGIA DE LAS LETRAS Y EL AMOR DE SUS ENCUENTROS...

«La Novela es una meditación sobre la existencia vista a través de personajes imaginarios». ©Milán Kundera.


«En esta comarca no existen reyes, aficionados o vasallos de las letras; sólo la magia de los artesanos de la palabra que intentan comunicar». ©Mar Solana.


«La verdadera novela es el arte que nace de la risa de Dios».

©Milán Kundera.

¿Quieres recibir Mar Adentro por correo? 📧 📩 📥

sábado, 4 de agosto de 2012

BACK TO THE CITY… CUANDO TODO EL MUNDO LA DEJA ATRÁS…

Imagen tomada por la autora©: playa de Luaña -Cóbreces-(Cantabria)

Siempre sentí la irremediable necesidad, desde muy pequeñita, de ir contra corriente, como ese pececillo que acaba en agua dulce sin saber muy bien por qué quedó tan lejos su inmenso hogar turquesa de algas y sal… Nunca tuve afinidad con ‘Vicente’, ese señor que siempre está en el mogollón y que jamás abandona su carril, derechito y seguro; y lo siento de verdad porque intuyo que Vicente es un tipo simpático y dicharachero versus una ‘rara avis’ como yo… Cuando la mayoría de mortales abandona el asfalto para dejarse abrazar por las tórridas alfombras playeras, una servidora vuelve a la ciudad con la ansiedad del toxicómano que se ha quedado sin su dosis. Sí, Navegantes, he regresado con las indelebles huellas del salitre marino en mi ánimo, el auténtico, no el playero de temporada; aunque se parezcan, como los hermanos que nacen del mismo vientre, no son iguales… El verdadero crea una adicción difícil de olvidar, en cualquier estación del año.

Hace unos meses, alguien que lleva el mar en su piel me dijo que el salitre enganchaba, que era como una droga… Cuando te alejas de él, al poco tiempo, te visita una especie de síndrome de abstinencia, tus mucosas pierden humedad, tu piel se aja y tu ánimo hace aguas, como el inexorable naufragio de un barquito que, sin previo aviso, pierde el rumbo. Yo le miré y sonreí; oteé el horizonte marino buscando respuestas para algo que, hace tiempo, ya sospechaba. Esta persona se refería a todas aquellas otras que lo llevamos pegado en nuestra alma desde siempre, aunque vivamos (sobrevivamos) en medio del más tedioso asfalto o cerca de la más empinada montaña. Nuestro primer llanto ya exhaló millones de gotitas salobres que, al evaporarse, se estrellaron contra un aséptico cristal en un intento fallido por escapar. Y un buen día, nos reencontramos con él, y esos puntitos microscópicos de sal que penden de los abrazos del mar, corren, como el deseo de los amantes, a colarse en nuestros pulmones, a invadir nuestra piel y a llevar júbilo a cada uno de los rincones de nuestra alma; es como si una mano invisible nos retirara las flores secas y llenara de nuevo nuestros jarrones con su perfume, color y prestancia. Entonces comprendes la nostalgia y te preguntas cómo has podido estar tanto tiempo sin respirarlo…

El salitre adictivo, esas partículas marinas tan codiciadas,  no está en las hamacas playeras, el bronceador o los refrescos; no se encuentra en los gritos que llaman a ‘Carlos Manuel’ sin descanso o en el adormecimiento reptiliano de tumbarse al sol sin más leit motiv que oscurecer la piel para titilar sobre el pálido fondo estival… El salitre, como un amante culpable, sale de puntillas al atardecer y se encarama en los primeros efluvios de la tímida brisa costera; huye de los bocadillos, las pipas y las francachelas; en general, de todo viso de algarabía humana… A veces hace sus pinitos y, travieso, se enreda en el pelo de algún lector que parece atento, pero desiste de unos ojos que, impacientes, recorren el papel sin parar, ajenos a la eternidad del horizonte… El salitre se pega al insociable, al solitario que visita la playa cuando el fondo del escenario se tiñe de cárdeno y ámbar, se encarama en su alma y le deja una estela de soledad húmeda y salada, un efímero placer que ya no podrá despegarse u olvidar jamás.

Un químico diría que el salitre es nitrato de sodio, ahí es nada; quizás para un marino sean minúsculas lágrimas de agua preñadas de sal que, al evaporarse, la liberan de su cautiverio para enredarse en la brisa e inventar melodías en las galernas; para un poeta, el salitre, son los fluidos del mar, esos que, en la lejanía, recordamos con pesar y necesidad, como la adicción de los amantes a la humedad de sus cuerpos… Y yo, una humilde servidora que pretende describirlo o, sencillamente, hablar de él -nada menos-, solo se que ya no puedo vivir sin él y mi mayor ilusión habita en ese dulce lugar de los recuerdos y deseos que claman por el próximo encuentro con ese bendito y sanador salitre. Sí, aún guardo un pequeño as en mi manga, je, je… dentro de poco podré inhalarlo otra vez. Y me gusta contároslo aquí, mar adentro, en este espacio virtual tan importante para mí como respirar y vivir inmersa en el salitre. Aquí no tengo que dar explicaciones en un mundo que constantemente las pide...

Os dejo con las melódicas caricias de la música de los genuinos Vargas Blues Band, con el cálido sentimiento que crea el saxo en esta pieza: “Back to the city” (Vuelta a la ciudad), ideal para escucharla en una tibia y estrellada noche estival, ¿cómo la de hoy? ;)



Sed felices y respirad hondo, estéis donde estéis…

Mar Solana©.

19 comentarios:

María Bote dijo...

Excelente y hermoso texto, Mar ¡Cómo disfruto leyéndote, amiga! Pasado mañana (D.m)voy a reencontrarme con ese fundamental salitre para mi cuerpo y para mi alma. Voy, de nuevo,
a ver salir el sol sobre la bandeja plateada y celeste de las aguas, a disfrutar del Mar, cuando sólo se escucha su rumor en la magnífica soledad de los amaneceres.

Un abrazo, María

MAR SOLANA dijo...

Hola, María:

No sabes lo que me gratifica que disfrutes con mis palabras, es muy reconfortante...

Vive con plenitud esos amaneceres cargados de salitre sanador...

Un abrazo enorme, querida amiga.

Neogéminis dijo...

Lamento que nuevamente te hayas desilusionado...no sé ni imagino los detalles, pero lamento que así sea.
Sobre la adicción al salitre y un horizonte con mar, lo comprendo...es algo que se mamó desde chico y por siempre se llevará adentro.


un abrazo de mujer de llanura y río.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Mónica:

Bueno, no pasa nada; desilusionarse forma parte de nuestro elenco emocional, ya lo tengo asumido, Neo. Las personas podemos brillar mucho en algunas ocasiones y en otras, simplemente, decepcionarnos las unas a las otras, ¡es ley de humanos! jejeje

Sí, el salitre es muy importante en mi vida. Fíjate, yo he nacido en llanura total, la capi de España, y me he criado entre los agobiantes cláxones de la ciudad y los cencerros de las vacas de un pueblito de Castilla... Con diez años tuve mi primer encuentro con el mar, en Cantabria, y hasta que no he vuelto allí, a mi casita, no he parado; ahora mi mayor deseo es poder vivir allí más tiempo...

Besos salobres, querida Neo.

Meulen dijo...

Saludos Mar
siempre junto al mar se descubren tantas cosas , en especial de uno mismo frente a esa inmensidad...
el refugio del alma...emotiva sin duas, donde encuentras la fin esa paz...
vivir junto a ello sin dudas ayuda a encontrar caminos a nuestras preguntas...

Te dejo el mejor d emis saludos
esperando siempre que estés muy bien!!

MAR SOLANA dijo...

Hola, Meulen:

Así lo siento yo también; el mar o su cercanía siempre nos colmará de paz y de caminos por descubrir...

Un abrazo enorme ya viaja para Chaitén :)

San dijo...

Que imagen mas bonita Mar, y como me gustaria estar en estos días paseando por esa playa, como bien dices ese salistre engancha y mucho.
Desilusión !que palabra!.
Espero que el sol brille para ti.
Un abrazo.

MAR SOLANA dijo...

Hola, San:

Me encanta que recalen mar adentro amigas como tú ;)
Sí, San, tú también sabes que ese salitre del que hablo es una verdadera droga (y joya) ;) Seguro que podrás sentirlo más pronto de lo que piensas ;), ya verás...

Bueno, la desilusión es algo que siempre estará en nuestros equipajes terrenos, lo importante es aprender la actitud para afrontarla; y a mí me han dicho que ya tengo un aprobadillo raspado, jejeje :))

Besotes, preciosa.

J o s e A n t o n i o dijo...

Casi cuarenta años desentrañando los secretos y la cualidad de la sal y también me ha intrigado de siempre ese poder de atracción que el salitre (por extensión, la sal que se pega en los ambientes marinos) ha ejercido en mi.
El salitre de los mares y marismas de este sur, espera...

MAR SOLANA dijo...

Hola, Jóse:

Tú eres una de esas personas que lo lleva también pegado al alma... Sí, algún día iré a conocer el salitre sureño ;)

Besotes veraniegos.

Meulen dijo...

Hola Mar
espero estés bien
en todo lo que haces por tu lado...
es bueno ir desalojando las cosas negativas y hacer que se queden siempre con nosotros lo mejor...
que esas bellezas de la tierra fecunden tu ser!

mi abrazo cordial!

MAR SOLANA dijo...

Gracias por tus deseos, Meulen. Sí, la belleza de la tierra siempre es inspiradora...

Otro abrazo enorme para ti desde una España calurosa ;)

Meulen dijo...

Hola amiga
paso a saludarte otra vez , esperando estés bien ...y sigas adelante como siempre llena de fortaleza y renuevos para continuar escribiendo y compartiendo.

te dejo un abrazo grande!

Mos dijo...

Está claro Mar que el salitre te ha enganchado. Será por eso que te llamas Mar :):):):):):)

Lo cierto es que la paz, el relax, el sentirse cómodo y bien y apreciar la grandeza del mar, es muy reconfortante. Y Cantabria (y también el resto de las tierras del Norte), se pegan a la piel y el interior de cada uno.
Siempre me gustó el Norte, su paisaje y sus gentes.

He pasado a saludarte y decirte que seguro que algo de ese mar y ese salitre permanece contigo en Madrid.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

MAR SOLANA dijo...

Querida Meulen:

Eres un solete. Perdona que haya tardado en contestar, pero tengo una conexión en estos momentos que si puedo publicar los comentarios ya tengo mucha suerte y contestar ya es toda una aventura ;) Muchas gracias por tu cercanía y por tus buenos deseos. También te deseo yo a ti que escribas millones de páginas con tus versos llenos de luz :)

Te envío un fuerte abrazo, chilena de lujo.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Mos, majete :)

Muchas gracias por recalar por estas aguas, ya sabes que tus visitas siempre me gustan mucho...

Sí, jejeje, fíjate que cuando nací mis padres pensaron en bautizarme con el nombre de Cristina ;), pero mis padrinos decidieron lo de Mª del Mar por aquello de mi conexión con el salitre desde tan temprana edad y que ellos, seguramente, captaron mejor que mis papis ;)))

Siempre procuro traerme un poquito para no pasar tantos rigores en la seca Villalba ;) Aunque ya parece que el calor nos va concediendo una tregua, ¿no??

Cuídate mucho, Mos. Te envío muchos besotes desde mi mar adentro...

jota dijo...

Y después de leer esto que ganas de estar frente a él.

Un saludo

MAR SOLANA dijo...

Hola, jota:

Sí, a mi me sigue pasando... Cuando estoy lejos de él, la estela de su beso y el sabor de su compañía jamás me abandonan... Gracias por tu visita a estas aguas.

Un abrazo marinero.

María José dijo...

Mar! Cómo comprendo tu "apego" al salitre... A pesar de que soy más de Aire que de Agua, y debo permanecer en el Aire precisamente, como las aves, pero también como algunas de ellas de vez en cuando me sumerjo en las aguas profundas. Leí hace un momento lo que has escrito en septiembre, de las cosechas, cuando hablas de vivir el presente, el momento, el aquí y el ahora, sí, para poder preparar todo para el futuro, la próxima cosecha. Exacto, aún queda año, quién sabe, tal vez todavía vuelva cerca del mar, a olerle, a dejarle envolverme trayendo sus secretos más protegidos. Tal vez a eso volvemos al mar... a recoger sus secretos... Un abrazo muy cariñoso preciosa! Encantada de volverte a reencontrar en este espacio tan bello que has creado para compartir. Muacs!

AD AETERNUM...

PENSAR... MAR ADENTRO.

PENSAR... MAR ADENTRO.
«La mente intuitiva es un don sagrado del que la mente racional es su fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra el sirviente y ha olvidado su don» © Albert Einstein. Imagen: Faro de Suances (Cantabria) © Mar Solana.

MAYORES SIN REPAROS... En la Feria del Libro de Madrid, 2016. Con Rafael Borrás y Ramón Alcaraz.

CUADERNO DE BITÁCORA: "DIARIO DE NAVEGACIÓN" ...


Hace 47 años ya me gustaba llevar lectura al campo ☺️

Soy la niña que asoma por la esquinita de la ventana, la primera por la izquierda... 😃 GRACIAS, MÓNICA...

Navidad Bloguera 2018-19-Tarjeta Personalizada

Navidad Bloguera 2018-19-Tarjeta Personalizada
¡Gracias Mónica! 🤗

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...
... EL TIEMPO DESGRANADO Y SIN PRESTEZAS PARA ESCRIBIR, ESCRIBIR, SÓLO ESCRIBIR...

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».
¿Y leer? 🤓📖 Me apasiona devorar libros. Es como visitar el hogar espiritual de mis escritores favoritos y paladear un delicioso vino de su mejor cosecha de Letras... Un buen libro es como una liana, te ayuda a desplazarte por la inmensa selva de tu imaginación... Leer también me facilita la tupida tarea de ir desbrozando esa maleza que se enreda entre la escasez de ideas y la falta de inspiración... ¡Nunca dejes de leer!

SABIA MAFALDA...

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

GIRASOL...

GIRASOL...
Mandala pintado por © Mar Solana.
MANDALA DEL SOL...

«Para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca has hecho.»

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!
"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva. Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran." Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...
... es la luz que te conduce a sacar de tí lo mejor, a crecer en la mirada de quien verdaderamente te ama. El verdadero amor te quiere libre y como ser expansivo. Nunca admite murallas para el alma que respira... Es descubrir tu segunda piel, la que te eleva a la capacidad de ser decididamente afectivo, humedeciendo con licor de alegría los desiertos emocionales ... CARLOS VILLARRUBIA.

VIVIMOS SIEMPRE JUNTOS...

Llenamos el caldero
de risas y salero,
con trajes de caricias

rellenamos el ropero.

Hicimos el aliño

de sueños y de niños,
pintamos en el cielo
la bandera del cariño.

Las cosas se complican,
si el afecto se limita
a los momentos de pasión...

Subimos la montaña

de riñas y batallas,
vencimos al orgullo
sopesando las palabras.

Pasamos por los puentes

de celos y de historias,
prohibimos a la mente
confundirse con memorias.

Nadamos por las olas
de la inercia y la rutina,
con la ayuda del amor.

Vivimos siempre juntos, y moriremos juntos,
allá donde vayamos seguirán nuestros asuntos.
No te sueltes la mano que el viaje es infinito,
y yo cuido que el viento no despeine tu flequillo,
y llegará el momento
que las almas
se confundan en un mismo corazón...
(Letra y música: Nacho Cano)

ESTA SEMANA, TE RECOMIENDO... COGE UNA DE MIS CARACOLAS Y PPPSSSHHH... ESCUCHA...

Blade Runner ¡Forever!