MANEJA ESTE TIMÓN DE LETRAS...

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante.

Bienvenido a esta Bitácora, Navegante. Este es el Diario de a Bordo de Mar Solana, psicóloga, escritora y cuentista... Aquí encontrarás mi «Cuaderno de Impresiones, Cuentos, Relatos, Poemas, Reflexiones y otras Historias» que sólo pretenden ser un lenitivo que mitigue las heridas de un mundo cada vez más áspero y punzante...

Escribí mi primer cuento con once años, lo inventé en un pequeño aseo donde me gustaba jugar. Con quince decidí que quería aprender el Arte de «Domar Caballos Salvajes» (léase Emociones que necesitan volver a coger sus riendas). Por eso llevo veinticuatro años, con sus amaneceres y sus lunas, ejerciendo la Psicología... Mis raíces están en tierras de Castilla, pero mi alma se siente de las Costas y el mar del Norte. En mis sueños me reúno con las Sirenas, las Estrellas y Caballitos de mar y con los Ventolines... Hace una década regresé a mi pequeño Taller de Letras. Y ahora soy «Psicolotora» especializada en Literalogía o «Escritóloga» en Psicoratura. Me chifla inventar palabras, tender historias de Letras en las cuerdas del olvido y airear mis impresiones al barlovento del papel...

Curiosa insaciable del aspecto más espiritual de la existencia, soy como el Caracol, peregrina de un camino de crecimiento infinito...

Antic©py

Bucear Mar Adentro 🐚 🐠 🐋 🐬 🐳 🐠 🐚

ELIGE CÓMO LEERME...

LA MAGIA Y EL AMOR DE LAS LETRAS...


CON LA MAGIA DE LAS LETRAS Y EL AMOR DE SUS ENCUENTROS...

«La Novela es una meditación sobre la existencia vista a través de personajes imaginarios». ©Milán Kundera.


«En esta comarca no existen reyes, aficionados o vasallos de las letras; sólo la magia de los artesanos de la palabra que intentan comunicar». ©Mar Solana.


«La verdadera novela es el arte que nace de la risa de Dios».

©Milán Kundera.

¿Quieres recibir Mar Adentro por correo? 📧 📩 📥

miércoles, 29 de agosto de 2012

REEDICIÓN DE UNA CARTA DE AMOR PARA BRINDAR POR LA AMISTAD...


El sábado pasado, mi marido y yo, conocimos a dos personas excepcionales. La vida o nuestros Ángeles de la guarda -o los dos- fueron preparando un determinado kilómetro del camino para que nos encontráramos como cuatro peregrinos que tienen mucho que compartir… Y aunque el día pintaba su abrazo nublado y fresco, ellos lo iluminaron con su Sol particular… 

Hoy reedito esta 'carta de amor' para dedicársela a ellos y para brindar por la vida y por la amistad...


                                                                             "Sarah".                                               

                                                                     Berlín, 18 de abril de 2008.
Amada esposa:

He prescindido del adjetivo posesivo «mi» pues nunca te sentí como una propiedad. Leí en mi pequeño y vetusto diccionario que el «mi» delante de otra palabra no expresa necesariamente posesión, sino cariño. Con todo, tengo mis razones para omitirlo. Primero, porque tú ya vuelas libre hace mucho tiempo. Segundo, porque pronto abordaré mi último viaje para encontrarme contigo…

Desde que decidí unir mi vida a tu recuerdo, encadenar mi alma a tu memoria arrebatada por las garras de aquel infausto demonio, fui consciente de lo que ambas palabras entrañaban para los dos. Fuiste «amada» desde el preciso y precioso instante que mi mirada te descubrió, famélica pero radiante, detrás de aquella mísera maraña de pinchos y espinas de alambre, con mis pies en carne viva y hundidos en el fango del más cruel de los inviernos: el de 1942, en Auschwitz…Y fuiste «esposa» en mis recuerdos; desde aquel día soñé, entre el óxido del miedo y la punzante rutina que disfrazaba la atrocidad, que uniríamos nuestras existencias para siempre. Y así fue, amada esposa Sarah.

Durante aquel invierno nos vimos todas las madrugadas con la incertidumbre que exhalaban nuestros parpadeos. Asistíamos a aquella espantada de presos en el silencio de la noche moribunda, con el tierno anhelo de los amantes y los azotes del viento congelado. El deseo y la fe en nuestro encuentro quedaron firmemente cosidos con las puntadas del tormento, la frialdad de las culatas y el desprecio de miles de miradas.

Una de aquellas auroras, un poco antes de la primavera de 1943, tú ya no estabas. Mis pies quedaron hundidos, clavados en aquel légamo inmundo, y mis sienes comenzaron a palpitar como lomos de un caballo desbocado… Creí que moriría en ese momento. ¡Rogué a Dios morir allí! Cerré los puños y me dejé caer. Arranqué de un solo tirón la estrella de David de mi exiguo pijama. Jamás podré olvidar la mirada lacerante, cual punta de lanza, de ese joven oficial nazi. Lo siguiente que recuerdo es el sabor caliente y metálico de la sangre borboteando hacia mis labios.

Tras la liberación de aquel atroz infierno, dos años después, me propuse recorrer la triste Polonia para encontrar una muestra de tu memoria, algo que pudiera acompañarme siempre. Una señal de que no habías sido un sueño, amada SarahUna prueba de que fuiste tan real como ese sentimiento que anidó en mi alma y se depositó como una semilla de esperanza. Un germen sediento de vivir una nueva oportunidad libre del espanto. Después de tres años de búsquedas infructuosas, encontré a tu primo Jaim. Gracias a él, y a las pocas cosas que pudo recuperar de tu familia, todos deportados y asesinados, conseguí tu fotografía. Tenías dieciocho años y la promesa de un sueño por cumplir. Una larga y brillante cabellera del color de las ramas en abril y unos ojos que contenían tantas ilusiones como una lluvia de estrellas fugaces. Cuando vi tu foto, recordé todas las veces que nuestras miradas se encontraron en medio de aquel horror, y me pareció, ¡ay, amada esposa!,… creo que ya me mirabas desde el pasado de aquella foto. Quizás, cuando te la hicieron, tu mirada ya contuvo ese instante de anhelo que yo disfrutaría tantos años, como con el único momento que tuvimos a solas. Esa imagen y el sabor de aquellos besos robados a la intemperie, se convertirían en un inseparable talismán para mí. Aquella cita que arreglé con un capo a cambio del reloj de oro de mi padre, lo único que conservaba de él. ¡Hubiera dado mi vida, amada esposa, por  volver a saborear tus labios, por esos abrazos que nutrían hasta lo más descarnado de mi ser!   

Cuando por fin tu primo Jaim me entregó aquel cartoncito que te inmortalizaba, compré dos anillos, un bonito talit y busqué un rabino —el de la familia murió en Buchenwald—. Rememorando nuestro venerable Talmud: “aquel que pasa sus días sin una esposa no tiene felicidad, ni bendición, ni bien…", prometí amarte hasta el final de mis días delante de Dios y de unos pocos amigos. Se pronunciaron las siete bendiciones mientras estrechaba tu imagen eterna contra mi pecho, como las arterias se ensamblan al corazón, siempre auspiciado por aquella magnífica jupá repleta de guirnaldas rojas, lilas y blancas. No nos hizo falta el Ketubá, pero rompí mi copa de vino sin dejar de mirar tus ojos infinitos, amada esposa Sarah.

Pintura: "Carta de amor" de José Héctor Alvarenga.
No me queda mucho tiempo aquí, pronto me reuniré de nuevo contigo; por eso he querido dejar un testimonio de los sentimientos que nos unieron para siempre aquella glacial madrugada. La muerte no podrá abatir este inconmensurable amor que aún me hace palpitar. 

Tuyo hasta el fin de los tiempos:

                                                          Fredenand Bernstein.

Mar Solana© 



19 comentarios:

María Bote dijo...

Querida Mar, me he quedado literalmente boquiabierta y emocionada al máximo con este bellísimo y excelente escrito tuyo, amiga.

Es la carta más hermosa de todas cuantas he leído (y me gusta mucho el género epistolar)Mi aplauso y sincera admiración para ti, de todo corazón.

Besos. María

Meulen dijo...

Estimada MAR
las cartas son muy significativas para mi, pues encuentro son las más sinceras pues nacen desde el centro del corazón ...y esta carta reune todos esos ingredientes maravillosos donde se enlaza lo primordial que es el amor, la entrega incondicional, lo que es valedero y lo que perdura...

...._.............-"--._
.../........../....____
...||....../.../`
...||..._|...'.``'-
...|._..`.........6.
...._..........6...._...'-.=............--
-'|}
.....|.._..............).....|........../.
..../}}
....../.......=.......;_.'/........=.---
'`}
......|.............`--`__.;---.//`..'----.
/'
........'..____....-'`..........`|
........_/..............__.--.__/
......-'................-'....|....||.
....-/................/......|......
{...|.............../_...../.......|.
..`-.................`--;`..
.....'-..................|....|
........).............../.._/.
......./...........__.'...'--,.
.......(...........'--..____))).
...____))).

te dejo un conejo de la suerte
para que sigas escribiendo con alegria e ilusiones de la vida...

abrazos!

MAR SOLANA dijo...

Hola, María:

Lo mejor que nos puede pasar a los que escribimos con alma y corazón es que otros escritores y lectores como tú (de lujo) disfruten con nuestros jarrones de letras. Sí, puse gran parte de mi corazón en esta carta...

Un beso grande.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Meulen:

Así es, las cartas son pedacitos de nuestro corazón y en ellas se pone lo mejor de nosotros...

¡Oye, has dado en el clavo, chilena de lujo!! ;)) El conejo es uno de mis animales preferidos, yo tengo una conejita en casa, se llama Phany, y cuando me pongo a escribir se pone a hacer piruetas y a dar saltos para distraerme, es una gamberra, jejeje...

Besotes, querida Meulen.

jota dijo...

Bonito brindis

Un saludo

Mos dijo...

Hola, soy Mos. En esta ocasión vengo por aquí para llamar tu atención sobre una nueva entrada en mi blog que me gustaría que leyeras.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.
P.S. En otro momento volveré por tu blog con la atención que te mereces.
Hasta pronto.

MAR SOLANA dijo...

Gracias, jota.

Besotes desde mar adentro.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Mos:

Bueno, pensaba invitarte a un cafelito, pero ya veo que no has pasado del recibidor ;)) Debe ser importante, no te preocupes, en cuanto tenga un rato tranquilo iré para tu orilla.

Besos sin olas.

MAJECARMU dijo...

Mar,me alegro mucho verte de nuevo por aquí...No podía perderme esta emotiva y excelente carta,que aunque ya la conocía,sigue siendo un placer leerla de nuevo y disfrutar del amor eterno entre sus lineas...
Te reitero mi felicitación y me alegro mucho por esas nuevas amistades,que serán sin duda gratificantes en vuestra vida.
Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre,amiga...
M.Jesús
PD:sigo disfrutando de mis hijos,ya les quedan pocos días de estar en casa...Ya te contaré.

MAR SOLANA dijo...

Hola, M. Jesús:

Me alegra mucho tu visita mar adentro :) y más que hayas vuelto a leer la carta de amor de Fredenand.
Gracias por tus palabras siempre amables.

Disfruta de tus hijos.

Un fuerte abrazo.

MAR SOLANA dijo...

MOS:

Anoche te envié un correo que espero hayas recibido sin problemas (ya sabes como son a veces los servidores y los duendecillos que viven en ellos;)). Ya me dirás...
Este tipo de cosas me gusta hablarlas con un cafelito y, digamos, en una habitación más privada. Y te escribí un correo (estaba que me caía de sueño;) porque vi que era importante para ti; mis amigos saben que SIEMPRE que lo necesiten pueden contar conmigo...

Por cierto, lo del abrazo sin olas no te creas que es algo preocupante mar adentro, no, no... Te lo dije por lo de la luna llena y porque como no pasaste y te quedaste en la orilla... ;))))))))

Un besote.

J o s e A n t o n i o dijo...


Qué quieres...
esta carta es un hermoso testimonio de Fredenand Bernstein, superviviente del infierno de alambradas.
Esta carta es real y no es para concurso.
ESTO ES REAL!!!

Galeote dijo...

Mi queridísima amiga Mar:

He querido esperar un tiempo para contestarte y así poder agradecerte con mis sencillas palabras, ese gran detalle de lujo que has tenido con nosotros y, que has aprovechado publicando esta carta de amor, un escrito tan hermoso como real a pesar de la crueldad desgarradora e intolerante que encierran los momentos vividos de aquellos años de totalitarismo y desprecio por las vidas humanas. Has querido brindar por nuestra amistad y lo has hecho lo mismo que hace días brindamos después de un largo tiempo de espera en un lugar de encuentro los cuatro juntos.
Y es que la amistad señora mía, no se sirve en cualquier plato ni se toma a sorbos como sopa de pescado para calentar el cuerpo. La amistad es algo que nace y crece en la espera, como el amor sincero, sin trapos ni encajes finos. Ella desnuda y limpia surge con esperanza, llena de humildad y franqueza, sin etiquetas, ni precio alguno de compra y venta. Con gran seguridad y confianza, cruza triunfal todos los umbrales de las dudas y de los despropósitos y, cuál piedra preciosa sigue siendo un diamante aunque intenten mancharla de lodo las perseverantes infamias.
Desde aquí, con todo el cariño y aprecio que os merecéis, vuelvo a romper mi silencio y en un destello de cristal, insto a la vida y a la providencia para que me ayude a conservaros por muchos años.
En cuanto a este relato, obra magistral como tantas otras tuyas, quede por siempre en el tiempo y en el recuerdo, como una promesa de amor imborrable, cual semilla no han podido hollar cobardemente las más despiadadas huellas de crueldad humana.
En nombre de los dos, te damos nuevamente las gracias por enviarnos esta sorpresa a través de tu blog y, a esa amistad que ya ha nacido en nuestras almas, queremos volver a sellarla hoy con un beso y un abrazo muy grande de corazón.

Mi mujer Esperanza a pesar de que no utiliza el blog quiere transmitirte este mensaje:

Enhorabuena Mar, tienes una capacidad y una habilidad extraordinaria para expresar con tu escritura todo lo que sucede a tu alrededor y, definir cada momento, cada situación y cada lugar. También quiero decirte que me encantó conoceros.
Primero conocí tu voz, en tu voz tu forma tan especial de expresarte y de saber escuchar: más tarde te he conocido personalmente a ti, a tu marido Juan y a Mikel, ese perrito que quería acercarse a mi, pero que al mismo tiempo me marcaba las distancias.
La próxima vez que nos veamos os voy a presentar a mi gatita Missi, aunque el primer saludo se lo va a llevar Mikel con un gran bufido.

Deseo que todo os vaya bien y tengamos de nuevo una nueva oportunidad de vernos.

Nos vamos este fin de semana a Ajo a descansar un poco.

Un beso para Mar, otro para Juan y un achuchón muy fuerte para Mikel. Juan y Esperanza.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Jóse:

Tienes razón, esta carta os pertenece a vosotros, mis queridos lectores y, por supuesto, es lo que tú sientas con ella. Aunque surgió de mi imaginación, bien podría haber sido un testimonio real de aquel infierno.

Gracias por remar un ratito mar adentro :) Oye, ¿qué tal el cumple?

Besos.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Juan y Espe, queridos amigos norteños:)

Juan, me he quedado sin palabras, amigo (y mira que eso es complicado en mí, jejeje...); la próxima vez que me digas que no sabes escribir prosa, humm, te voy a echar la bronca y te recordaré estas bellísimas y sabias palabras que has hilado para tejer una preciosa descripción de la amistad. Nunca había leído algo tan certero y hermoso. Sí, Juan; la amistad es como hacer pan, hay que tener la suficiente paciencia para esperar que de una semilla lleguemos a degustar la bendición en la que se convierte: ese bollito blanco, saladito y caliente, crujiente por fuera y blandito y delicioso por dentro...Y todo tiene su tiempo y trabajo, por supuesto. Recoger el trigo, cribarlo, molerlo para convertirlo en harina y después..., la harina pasa por su propio proceso de mezcla con agua y sal para poder ser amasada y finalmente, meter ese trabajo en el horno donde terminará de hacerse para poder cumplir con su misión: alimentarnos... Así veo yo la amistad, Juan; una semilla que alimentará nuestra alma si tenemos la suficiente pericia y paciencia de trabajarla como merece... Si nos precipitamos y lo sacamos del horno antes de tiempo, quedará crudo y caerá mal al estómago ;)

Para mi ha sido un placer dedicaros esta carta de amor, es lo mínimo que vosotros os merecéis. Gracias, con todo nuestro corazón, por apoyar e iluminar con vuestro Sol aquel día algo gris ;) y por ser como sois...

Querida Espe:

Lo prometido es deuda y se me ocurrió que te gustaría leer esta carta con una pequeña sorpresa que he preparado (te lo puedo asegurar) con la mayor de mis ilusiones para los dos... Me alegro mucho de que hayas disfrutado con su lectura.
Sí, jejeje, es muy buena idea presentar a Missi y a Mike la próxima vez; al Mike le producen mucha curiosidad los gatos y les tiene, además, gran respeto. A la gata de mi madre la teme, jejeje...
Pasarlo muy bien y descansar todo lo que podáis, ¡eh? y, por favor, enviarnos en un botecito un poquito de salitre ;))

Muchísimos besos para los dos. Cuidaros mucho.

J o s e A n t o n i o dijo...

Es un testimonio real, nada de imaginación...

El cumpleaños de Roberto, bien. Asistí desde la última fila. Con mi natural humilde, me limité a VerOirCallar, y a recordar mis ocho años, cuando daba comienzo, entonces, el "uso de razón" :-)

Terly dijo...

"Mi carta que es felíz, pues va a buscaros,
cuenta os dará de la memoria mía"

He quedado estupefacto, querida Mar, con la belleza de esta carta, la sensibilidad que se detecta en ella es digna de tu persona, tanto espiritual, como literaria.

Tardo en aparecer, pero cuando lo hago, lo hago a conciencia, me he recreado leyéndola dos veces y dándome un paseo por tus escritos anteriores.

Con el afecto de siempre, un beso.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Terly :)

Me alegra muchísimo verte mar adentro, ya lo sabes, a cualquier hora o en el momento que tú quieras, siempre serás muy bienvenido. A los primeros amigos bloguer nunca se los olvida (es una ley bloguera ;))

No he cultivado mucho el género epistolar, pero de esta carta me siento muy orgullosa; me alegro que hayas disfrutado, querido amigo.

Un enorme beso.

MAR SOLANA dijo...

Ay, Jóse, que te salto... es que estaba jugando al 'avión', recordando yo también mis ocho años ;))

Oye lo de VerOírCallar viene... ¿cuando consigues quitarte la venda de los oídos y los tapones de los ojos? ¿o era al revés? Lo digo por lo de los monos japoneses—Mizaru, Kikazaru, Iwazaru— el que no veía, el que no oía y el que no hablaba (pero escuchaba); es una filosofía muy sabia y recomendable, siempre que puedas ver y oír, claro ;))

Besotes.

Publicar un comentario

¡POR FAVOR, NAVEGANTE DE "MAR ADENTRO",
NO TE VAYAS SIN DEJAR TU TINTA
EN ESTE HUMILDE TIMÓN,
AL ALBUR DEL BARLOVENTO!

AD AETERNUM...

PENSAR... MAR ADENTRO.

PENSAR... MAR ADENTRO.
«La mente intuitiva es un don sagrado del que la mente racional es su fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra el sirviente y ha olvidado su don» © Albert Einstein. Imagen: Faro de Suances (Cantabria) © Mar Solana.

MAYORES SIN REPAROS... En la Feria del Libro de Madrid, 2016. Con Rafael Borrás y Ramón Alcaraz.

CUADERNO DE BITÁCORA: "DIARIO DE NAVEGACIÓN" ...


Hace 47 años ya me gustaba llevar lectura al campo ☺️

Soy la niña que asoma por la esquinita de la ventana, la primera por la izquierda... 😃 GRACIAS, MÓNICA...

Navidad Bloguera 2018-19-Tarjeta Personalizada

Navidad Bloguera 2018-19-Tarjeta Personalizada
¡Gracias Mónica! 🤗

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...
... EL TIEMPO DESGRANADO Y SIN PRESTEZAS PARA ESCRIBIR, ESCRIBIR, SÓLO ESCRIBIR...

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».

«Escribir es un autobús que te conduce a la calle Catarsis, con muchas paradas, pero directo».
¿Y leer? 🤓📖 Me apasiona devorar libros. Es como visitar el hogar espiritual de mis escritores favoritos y paladear un delicioso vino de su mejor cosecha de Letras... Un buen libro es como una liana, te ayuda a desplazarte por la inmensa selva de tu imaginación... Leer también me facilita la tupida tarea de ir desbrozando esa maleza que se enreda entre la escasez de ideas y la falta de inspiración... ¡Nunca dejes de leer!

SABIA MAFALDA...

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

¿Te apetece entrar en mi Cuaderno de Bitácora?

GIRASOL...

GIRASOL...
Mandala pintado por © Mar Solana.
MANDALA DEL SOL...

«Para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca has hecho.»

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!
"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva. Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran." Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...

EL BESO QUE TE ADIVINA ...
... es la luz que te conduce a sacar de tí lo mejor, a crecer en la mirada de quien verdaderamente te ama. El verdadero amor te quiere libre y como ser expansivo. Nunca admite murallas para el alma que respira... Es descubrir tu segunda piel, la que te eleva a la capacidad de ser decididamente afectivo, humedeciendo con licor de alegría los desiertos emocionales ... CARLOS VILLARRUBIA.

VIVIMOS SIEMPRE JUNTOS...

Llenamos el caldero
de risas y salero,
con trajes de caricias

rellenamos el ropero.

Hicimos el aliño

de sueños y de niños,
pintamos en el cielo
la bandera del cariño.

Las cosas se complican,
si el afecto se limita
a los momentos de pasión...

Subimos la montaña

de riñas y batallas,
vencimos al orgullo
sopesando las palabras.

Pasamos por los puentes

de celos y de historias,
prohibimos a la mente
confundirse con memorias.

Nadamos por las olas
de la inercia y la rutina,
con la ayuda del amor.

Vivimos siempre juntos, y moriremos juntos,
allá donde vayamos seguirán nuestros asuntos.
No te sueltes la mano que el viaje es infinito,
y yo cuido que el viento no despeine tu flequillo,
y llegará el momento
que las almas
se confundan en un mismo corazón...
(Letra y música: Nacho Cano)

ESTA SEMANA, TE RECOMIENDO... COGE UNA DE MIS CARACOLAS Y PPPSSSHHH... ESCUCHA...

Blade Runner ¡Forever!