Bienvenido a esta Bitácora, Navegante. Aquí encontrarás mi «Cuaderno de Impresiones, Cuentos, Relatos, Poemas, Reflexiones y otras Historias».

Escribí mi primer cuento con once años, lo inventé en un pequeño aseo donde me gustaba jugar. Con quince decidí que quería aprender el Arte de «Domar Caballos Salvajes» (léase Emociones que necesitan volver a coger sus riendas). Por eso llevo veintiún años, con sus amaneceres y sus lunas, ejerciendo la Psicología; esa «ciencia» tan infusa como errática. Mis raíces están en tierras de Castilla, pero mi alma se siente de las Costas y el mar del Norte. En mis sueños me reúno con las Sirenas, las Estrellas de mar, los Ventolines y los Caballitos del Cantábrico... Hace un septenio regresé a mi pequeño Taller de Letras. Y ahora soy «Psicolotora» especializada en Literalogía o «Escritóloga» en Psicoratura. Me chifla inventar palabras, tender historias de Letras en las cuerdas del olvido y airear mis impresiones al barlovento del papel...

MANEJA ESTE TIMÓN DE LETRAS...

LA MAGIA Y EL AMOR DE LAS LETRAS...


CON LA MAGIA DE LAS LETRAS Y EL AMOR DE SUS ENCUENTROS...

TODOS LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG ESTÁN PROTEGIDOS DE FORMA PERMANENTE.

Safe Creative #0908010032199

RASTREO DE LA PUBLICACIÓN ILEGAL DE MIS OBRAS POR INTERNET...

Me dicen que soy un blogger excelente ;D...

Antic©py

Bucear Mar Adentro 🐚 🐠 🐋 🐬 🐳 🐠 🐚

HORARIO DE NAVEGACIÓN

ESTA SEMANA, TE RECOMIENDO... COGE UNA DE MIS CARACOLAS Y PPPSSSHHH... ESCUCHA...

PENSAR... MAR ADENTRO.

PENSAR... MAR ADENTRO.
«La mente intuitiva es un don sagrado del que la mente racional es su fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra el sirviente y ha olvidado su don» © Albert Einstein. Imagen: Faro de Suances (Cantabria) © Mar Solana.

jueves, diciembre 22

¿Another blanca, dulce y alegre Navidad?

«Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, poemas, reflexiones y otras historias».



Si queremos festejar cristianamente la Navidad, debe haber en nosotros un pastor y un rey. Un pastor, que sabe oír lo que otros no oyen; que con todas sus fuerzas de entrega vive bajo el cielo estrellado; a quien los Ángeles desean revelarse. Y un rey que sabe regalar; que sólo permite que lo guíe la Estrella en las alturas; que se pone en camino para entregar todas sus dádivas junto a un pesebre. Pero además del pastor y del rey ¡debe haber un niño en nosotros, que ahora quiere nacer!

Friedrich Rittelmeyer

Cuando abandonamos el territorio de la infancia, poco a poco vamos observando aspectos que quizás, en aquella época, quedaran difuminados por nuestros sueños o escondidos detrás de ilusiones. Unos deseos vírgenes, todavía sin adulterar por la funesta maraña de confusas emociones que nos acompañan de adultos.

Empezamos a percibir cada año que la Navidad, tal y como la vivimos las sociedades modernas, no le gusta a nadie. Se respira un ambiente general de disgusto y tristeza y sentimos que no están los hornos para bollos: la masa fermenta enseguida y las levaduras son de una calidad dudosa. A algunas personas, incluso, les molesta abiertamente que les felicitemos y, lo que llamamos «espíritu navideño», provoca reacciones de toda índole: un simple cuento puede llegar a ventilar lo más «sombrío» de nuestra personalidad.

Desde luego, las «navidades» de este siglo constituyen una pesada carga para muchas personas, un lastre que no sabemos aligerar, un tiempo que hemos olvidado cómo vivir. Compromisos por los que patalean nuestras almas y comilonas que dejan exhausto a nuestro templo de carne y hueso…, ¿alguien da más?


Hace años viví una profunda transformación en mi vida. Todo cambio o crisis vital nos conduce casi siempre, y de forma inexorable, a estados depresivos más o menos intensos. Mi depresión toco fondo e hizo diana en plena Navidad. Y mis principios, mi fe, mi confianza y mi moral comenzaron a tambalearse como un edificio en medio de un terremoto. Ese tsunami emocional sepultó  todo lo que me servía (que ya colgaba de un hilo) hasta entonces; y la necesidad de un nuevo comienzo abofeteó mis mejores intenciones…

Y entonces lo descubrí: una lectura sobre las «Navidades», de mi admirado Georg Kühlewind (Navidades, 1998), acudió en mi ayuda y arropó mi alma, que tiritaba entre montañas de dudas y de todo lo que había arrastrado el «temporal». Ya el título de aquel especial pasaje centelleó en mi alma como una estrella balsámica y reveladora:

 «Depende de ti, comienza, se trata de ti…» (Mensaje del cuadro de la Anunciación) «(…) En invierno, uno no pude saber si la semilla germinará o irá muriendo… ¡El sentirse concernido por el pasaje de un texto puede ser un principio!»

Recuerdo que reflexioné sobre la misma palabra «Navidad» escrita en plural y sin mayúscula: navidades. Cómo la simple adicción de un sufijo era capaz de cambiar el sentido más profundo de aquel vetusto sustantivo. «Navidad» es una forma abreviada de «Natividad», y «Natividad» significa «Nacimiento». Decimos «navidades», por lo visto, para englobar el inicio de esta festividad hasta la de Epifanía o Reyes. Pero «Nacimiento», en Navidad, solo hay uno.
La esperanza es ese ser con plumas
que se posa en el alma
y canta una melodía sin palabras
y no calla nunca más. 

Emily Dickinson    
    
Y con sinceridad, a mí lo de «navidades» siempre me ha sonado a compromisos a tutiplén, es decir, a aquellas cosas que menos deseamos hacer y que, en gracia y honor a los «debes» y «haberes» sociales, debemos acometer sí o sí. Regalos, reuniones familiares y semblante festivo (incluida sonrisa) según mandan cánones y tradiciones, nos zarandean hasta dejarnos desnudos y maltrechos. No nos engañemos, la sonrisa surca nuestras comisuras justo cuando toda la parafernalia y el conjunto de despropósitos concluyen. Eso sí, con la firme promesa de regresar (help!).

La lectura del maestro Kühlewind también me llevó a recapacitar sobre el por qué de tanto sinsabor en esta época. Por qué la celebración de un Nacimiento se había convertido en un tiempo tortuoso de lamentos, angustia y tristeza, en un verdadero calvario…

Ayer celebramos el solsticio de invierno: la oscuridad alcanza su punto álgido para comenzar su ascenso hacia la luz. El invierno es una preparación de las fuerzas que necesitará la Naturaleza para renacer en la siguiente estación, en la contracción de sus impulsos encuentra la primavera su poder de expansión. La tierra duerme, entierra sus deseos bajo la nieve y las semillas descansan para renovar su brío en el siguiente equinoccio. Los primeros cristianos que nacieron dentro de la cultura celta asociaron el misterio del nacimiento de Jesús, el Cristo, al progresivo ascenso y aumento de la luz invernal. Intuyeron en esa luz una firme esperanza de cambio y renovación, una época de deseos y sueños lanzados a la vastedad de un firmamento, mucho más iluminado por el esplendor de las estrellas de esa especial Natividad. Su nacimiento iba a guiar a la humanidad, desde la más profunda oscuridad, hacia un sendero de Luz y Amor…

Y si nuestros antepasados celebraban los «Nacimientos» especiales con alegría, orgullo y con el corazón pleno de esperanza: ¿por qué nosotros sentimos tanta pena y ofuscación? Supongo que esa absurda necesidad que tenemos los seres humanos de querer «controlarlo» todo, de tener las cosas bien sujetas (no vaya a ser que nos equivoquemos, ¡menuda tragedia!), acaba generando las dosis suficientes de ansiedad y mal humor que abren siempre la puerta a la tristeza y a la frustración. Ignoramos, por desgracia,  que es esa aparente necesidad de dominio la que nos anula las ilusiones, la que nos dinamita la espontaneidad que vivíamos sin ataduras y de forma natural cuando éramos unos niños.

Resulta muy difícil en esta época, profusamente materialista, calentar nuestras almas con algunas chispas espirituales. La terrible crisis económica que vivimos choca de bruces con la pertinaz llamada al consumismo que se ejercita en estas fechas. Parece ser que la alegría está en las cosas más caras e inalcanzables, y eso es lo que mina nuestras mejores intenciones. Ya no hay dinero… y ahora, ¿qué hacemos?

Las navidades así se convierten en una perversa lupa, siempre agrandando lo evidente. Los pobres parecen más pobres y las congojas más hondas. Los problemas, algunos dormidos el resto del año, se clavan y te remueven el alma como un millar de esquirlas en la piel. La soledad, el rechazo o el ninguneo de los demás se vuelven auténticas tragedias si no contamos con una firme base que nos sustente el alma. Las separaciones, los desencuentros y las pérdidas parecen una especie de travesía por el  desierto, en medio de una tormenta de arena y sin una gota de agua…

A mí me complace pensar que esa misma lupa también aumenta las bonanzas. Somos muy distintos y cada persona necesita recorrer su camino, vivenciar sus propias experiencias para darse cuenta de que la «Navidad» es un nacimiento, un principio, un nuevo comienzo, un aliquid novi . Pero esta experiencia solo puede transitar nuestros corazones. Me refiero al corazón de cada cual, porque nadie va a decirnos cómo tenemos que sentir: es un descubrimiento al que se arriba poco a poco, de forma personal e intransferible.

La creciente luz de este solsticio invernal nos invita a la «Natividad» de algo nuevo en nuestra vida: depende de ti, comienza, se trata de ti. Y así, como preconizaban los que nos precedieron, todos los años podríamos «volver a nacer», a concedernos una ocasión para renovar toda la negatividad que hemos ido acumulando a lo largo del año.

Nuestros sentimientos son libres, y de ninguna manera podemos (ni debemos) sentir lo que desde fuera nos viene impuesto como una rígida orden militar, como el deseo gregario que subyace a ese impulso de hacer todo el mundo lo mismo. Sin embargo, podemos aprovechar esa misma libertad para planear encima de las ridículas obligaciones sociales de esta época, carente de valores y anegada de tópicos. Llamemos a las «tradiciones», las verdaderas, las que se viven desde el corazón, por su auténtico nombre. Como dicen los poetas: las auténticas raigambres anidan en el alma. Y si son auténticas nos permitirán mirar las cosas con otro talante, pensar en los nuevos proyectos y en todo lo que aún queda por hacer y vivir. Quizás intentar ver grandeza en lo más pequeño y disfrutar de las cosas más sencillas, sin grandilocuentes apariencias o copiosos banquetes…

Con el paso de los años, y de tantas «navidades», he aprendido que así como la alegría es un estado transitorio, la felicidad es un templo sagrado que vive en cada uno de nosotros. Y ese espacio, tan privado y personal, no ha surgido de repente, digamos que es el resultado del trabajo de muchos años, sinsabores y despropósitos, y, además, no depende de otros: está en nuestro interior. Por eso tengo claro que la «Navidad», en el sentido de un Nuevo Comienzo, de un «Nacimiento» o de un permitir que nuestra Luz interior siga creciendo aún en la mayor de las oscuridades, supone un genuino y espinoso desafío cada año, sobre todo cuando en tu salita de estar ya hay algunas sillas vacías…

Feliz Nacimiento a la Luz, Navegantes silenciosos, que la Vida y esta nueva Natividad os siga regalando excelentes cosechas de sueños, proyectos y deseos para el año que estamos a punto de desempaquetar. “Podemos brillar, florecer y fructificar en la época más oscura. Eso es Navidad: tu Luz interior creciendo en la oscuridad.” 
 Desde mar adentro os envío una ola de Paz, otra de Luz y una, muy grande, de Amor.

© Mar Solana
Publicar un comentario en la entrada

AD AETERNUM...

TENEMOS DOS OREJAS Y SÓLO UNA BOCA...

TENEMOS DOS OREJAS Y SÓLO UNA BOCA...
PARA ESCUCHAR EL DOBLE DE LO QUE HABLAMOS ;=D

A MIS NAVEGANTES LES GUSTA...

CUADERNO DE BITÁCORA: "DIARIO DE NAVEGACIÓN" ...

MAR ADENTRO AVISA E INFORMA:

Safe Creative #1302210074901
MAR ADENTRO... VIVEN MIS PALABRAS ("Mi cuaderno de impresiones, cuentos, relatos, reflexiones y otras historias...") ESTÁ CON © EN EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL DE FORMA PERMANENTE... DISFRUTA CON MIS OBRAS, PERO POR FAVOR, ¡NO ME COPIES, TE PUEDES METER EN UN BUEN LÍO!

Todos los contenidos y textos de este blog literario son obra, licencia y autoría de © MAR SOLANA y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. El Número de inscripción figura al pinchar sobre la imagen de SAFECREATIVE, tanto para España como fuera de ella. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES QUE APARECEN ACOMPAÑANDO LAS ENTRADAS DE "MAR ADENTRO":

han sido extraídas mediante búsquedas por la red (Google imágenes).

Por favor, SI EL AUTOR/A DE ALGUNA DE ELLAS NO ESTÁ DE ACUERDO CON SU INCLUSIÓN EN ESTE BLOG, le agradecería que me lo comunique lo antes posible y procederé a retirarlas. Gracias por la comprensión.


HACE CUARENTA Y CINCO AÑOS (¡WOW!)... YA ME GUSTABA LLEVAR LECTURA AL CAMPO ;DD

HACE CUARENTA Y CINCO AÑOS (¡WOW!)... YA ME GUSTABA LLEVAR LECTURA AL CAMPO ;DD

Soy la niña que asoma por la esquinita de la ventana, la primera por la izquierda...

Soy la niña que asoma por la esquinita de la ventana, la primera por la izquierda...
GRACIAS, MÓNICA...

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...

ME GUSTARÍA SER DUEÑA DE UN INGENTE TESORO...
... EL TIEMPO DESGRANADO Y SIN PRESTEZAS PARA ESCRIBIR, ESCRIBIR, SÓLO ESCRIBIR...

SABIA MAFALDA...

SABIA MAFALDA...
Pincha en la imagen si quieres ver una historia realmente bella...

¿TE APETECE ENTRAR EN LA BITÁCORA DE "MAR ADENTRO"?

¿TE APETECE ENTRAR EN LA BITÁCORA DE "MAR ADENTRO"?

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!

JOSÉ SARAMAGO: 16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010... ¡HASTA SIEMPRE MAGO DE LAS LETRAS!
La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva. Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran. Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte...

CUANDO NO ENCUENTRES CONSUELO... LA MÚSICA ES EL MEJOR LENITIVO PARA EL ALMA...

¿SUEÑAN LOS 'REPLICANTES' CON UN MUNDO SIN FECHA DE CADUCIDAD?

EL BESO QUE TE ADIVINA ... es la Luz que te conduce a sacar de tí lo mejor ...

EL BESO QUE TE ADIVINA ... es la Luz que te conduce a sacar de tí lo mejor ...
a crecer en la mirada de quien verdaderamente te ama. El verdadero amor te quiere libre y como ser expansivo. Nunca admite murallas para el alma que respira... Es descubrir tu segunda piel, la que te eleva a la capacidad de ser decididamente afectivo, humedeciendo con licor de alegría los desiertos emocionales ... CARLOS VILLARRUBIA.

VIVIMOS SIEMPRE JUNTOS...

Llenamos el caldero
de risas y salero,
con trajes de caricias

rellenamos el ropero.

Hicimos el aliño

de sueños y de niños,
pintamos en el cielo
la bandera del cariño.

Las cosas se complican,
si el afecto se limita
a los momentos de pasión...

Subimos la montaña

de riñas y batallas,
vencimos al orgullo
sopesando las palabras.

Pasamos por los puentes

de celos y de historias,
prohibimos a la mente
confundirse con memorias.

Nadamos por las olas
de la inercia y la rutina,
con la ayuda del amor.

Vivimos siempre juntos, y moriremos juntos,
allá donde vayamos seguirán nuestros asuntos.
No te sueltes la mano que el viaje es infinito,
y yo cuido que el viento no despeine tu flequillo,
y llegará el momento
que las almas
se confundan en un mismo corazón...
(Letra y música: Nacho Cano)

MI AMADO SALITRE...

A LAURA SUJAMI: 'IN MEMORIAM'.

A LAURA SUJAMI: 'IN MEMORIAM'.
QUERIDA LAURA: TU PASO POR ESTA GRAN ESCUELA, LA TIERRA, HA SIDO UNA BENDICIÓN ... ¡DESCANSA EN PAZ! Pincha en la vela y navegarás al blog de salud que administró Laura con mucho cariño...